//
you're reading...
Columnas, Entrevistas, Sociedad

Comunismo Hermenéutico: ¿Una alternativa al neoliberalismo occidental?

Un pensamiento para los débiles

Entrevista a Santiago Zabala, autor de “Comunismo Hermenéutico”, junto con Gianni Vattimo

Por Francesco Petrone

Hoy en día, parece que el sistema en el que estamos viviendo no proporciona medidas alternativas para salir de la crisis global, económica y social. La privatización, el recorte al gasto público, y particularmente a la enseñanza y la sanidad, parecen ser las únicas opciones que las democracias liberales occidentales saben ofrecer. Lejos de parecer una verdadera respuesta al problema, estas medidas no hacen más que empeorar la situación de los ciudadanos, como atestigua el aumento de las manifestaciones de insatisfacción de los ciudadanos. Claro ejemplo de ello es la realidad actual en los países mediterráneos, especialmente España y Grecia.

Hace unos años, autores como Fukuyama hablaban del “fin de la historia”, o sea, del hecho de que hemos alcanzado el mejor sistema posible, a nivel político y social, que no necesita ninguna forma de mejora. Ese sistema es el democrático-liberal, en el cual, según Francis Fukuyama, son garantizados todos los derechos de los ciudadanos y,  sintetizando su pensamiento, viene ofrecida la posibilidad de una “vida digna”.

Estando así las cosas,  lo que se ha generado en el curso de los años es una “falta de urgencia”, como decía Martin Heidegger, o sea la convicción de que, así como están, las cosas van bien: no se necesita ningún cambio o mejora. Este mundo es el “mejor de los mundos posibles” y,  por lo tanto, pensar que existen alternativas sería una locura. Este es el pensamiento de los “fuertes de la historia”, o sea de los poderosos, aquellos que han ganado con la globalización y que no tienen ningún interés en aportar alternativas para la gran mayoría de la gente, o sea los pobres, es decir, las víctimas del sistema. Esta es la visión propia de los grupos dominantes norteamericanos, los  neoconservadores, en los cuales se acomodan aquellos pensadores como Fukuyama, que creen que el mundo se debe conservar así como está, porque de esta manera funciona perfectamente.

Sin embargo, mirando a nuestro alrededor, la realidad es completamente diferente. Las grandes ciudades, e irónicamente, sobre todo las de los países occidentales de las democracias liberales, se van llenando de gente que padece cada día más la pobreza. Se trata de aquellos que, en inglés se definen como slums, es decir, otra vez, los “perdedores de la historia”, miserables, pobres o, para usar el término que utilizan Gianni Vattimo y Santiago Zabala en su libro, los débiles.

A ellos, Gianni Vattimo, junto a su discípulo, Santiago Zabala, dedican este libro, muy interesante, y que quiere plantearse como propuesta de una alternativa al sistema tal como es, a las “democracias emplazadas” (para usar la expresión que usan estos dos filósofos italianos), víctimas de la falta de urgencia.

El libro se titula Comunismo Hermenéutico, y es un intento de recuperar el comunismo, entendido como resistencia a ese capitalismo tan injusto, a través de la hermenéutica, es decir, aquella rama de la filosofía que nos ha enseñado en el curso de la historia, gracias a pensadores como Nietzsche, Gadamer, Freud y otros, que la realidad, así como nos viene presentada, no es siempre verdadera, y que siempre existe una interpretación diferente de la misma. Comunismo Hermenéutico es un intento, entonces, de formular nuevas interpretaciones que puedan dar respuestas alternativas al modelo liberal. Sobre todo, lo que reivindican, es la necesidad de elaborar un pensamiento para los débiles.

Un punto de vista interesante de este libro es que, además de elaborar una base teórica propositiva conceptualizada en el comunismo hermenéutico, analiza ejemplos concretos que han acercado esta perspectiva teórica a la realidad empírica, particularmente sistemas sociopolíticos que representan, según los autores del libro, ejemplos de comunismo hermenéutico. Estos regímenes políticos y sociales, son la Venezuela de Chávez, la Bolivia de Evo Morales, y los liderados por los ex presidentes Fidel Castro y Lula da Silva, Cuba y Brasil respectivamente. Todos ellos, de maneras disímiles, han puesto al centro de su programa político la defensa de los débiles, alcanzando resultados evidentes como la  reducción del analfabetismo y de la pobreza en el caso de Brasil, Venezuela y Bolivia, favoreciendo un mayor acceso a la sanidad y a las curas médicas en Cuba y Venezuela, y redistribuyendo, en general, de manera más igualitaria las riquezas del país. En el libro, entre varios ejemplos que se mencionan, Vattimo y Zabala señalan por ejemplo que Chávez  “obligó a la mayor compañía petrolífera de Venezuela, PDVSA, a distribuir la riqueza petrolera por todo el país. El plan de comunismo débil es llamado el Plan Siembra Petrolera, e invita a las comunidades a diseñar sus propios proyectos de desarrollo para los que PDVSA aporta la financiación. En el 2005, programas sociales como Barrio Adentro (para la salud comunitaria), Sucre (para becas universitarias) y otros recibieron más de 6900 millones de dólares de PDVSA”.[1]

En el libro, se presentan los motivos porque estos modelos sociopolíticos y de liderazgo, muy controvertidos a los ojos de las democracias liberales, son definidos como paradigmas de una nueva manera de hacer política y son dignos de analizar y discutir, especialmente cuando parece cada vez más evidente la necesidad de encontrar respuestas pragmáticas y propositivas a las falencias, cada vez más prejuiciosas, de los sistemas sociales y económicos imperantes en el mundo. No es éste el lugar de explicar en detalle estos motivos, porque requeriría mucho espacio, pero de todas formas, he tenido la ocasión de hablar con uno de los autores del libro, Santiago Zabala, al quien le he hecho unas preguntas sobre su propuesta. Las respuestas las voy a compartir aquí con vosotros y dejaré la invitación para la reflexión y la conversación.

¿Qué es el “comunismo hermenéutico” y qué es lo que une el comunismo a la hermenéutica?

El comunismo hermenéutico es el “comunismo del pensamiento débil, es decir, de  una filosofía que reconoce la esencia débil no solo de la teoría, sino también de la práctica. Para el pensamiento débil, el debate teórico es lucha política, es decir, la necesidad de reducir a través la interpretación la violencia de la realidad, es decir oponerse a aquellos que nos aseguran que no hay alternativas filosóficas, religiosas y políticas. Lo que une la hermenéutica al comunismo hoy es su posición débil, o sea el hecho que ambos defienden  los débiles con argumentos también débiles: mientras los que interpretan lo hacen porque no están cómodos, es decir, para proponer una alternativa, los comunistas no tienen representación policía desde el 1989 y por lo tanto no tienen fuerza para imponerse tampoco a nivel mediático.

Creéis que el “comunismo hermenéutico” representa una “alternativa”, pero ¿es una alternativa a qué?

Es una alternativa al realismo filosófico que a su vez representa aquel financiero. Los filósofos analíticos no solo quieren que la filosofía admita soluciones científicas, sino sobre todo conservar el mundo como es. Como alternativa el comunismo, visto que hoy no existe (China parece lograr hacer funcionar el capitalismo mejor de cuanto lo logramos nosotros) estamos legitimados a interpretar su mensaje sin restricciones de partido.

¿En qué sentido a Chávez se le puede considerar un modelo para Obama?

Pues en el libro indicamos todas las cosas a favor de los débiles que Chávez hizo, que aquí no tengo lugar para recordar, pero digamos que es un modelo porque, contrariamente al Americano, ha traído cambio.

Parece que la enfermedad del presidente venezolano es bastantes seria (aunque últimamente ha salido en fotos), de hecho ya ha nombrado Nicolás Maduro como su sucesor. ¿Cree usted que el “comunismo hermenéutico” continuará con Maduro, o será el principio de una nueva política venezolana?

Esperemos. Lo importante es que Maduro logre ejercer el poder,  si es votado democráticamente, de forma que Venezuela (junto a los otros países sudamericanos) siga siendo una alternativa al neoliberalismo Occidental.


[1] Vattimo G. e Zabala S. Comunismo hermenéutico. De Heidegger a Marx, Herder Editorial, Barcelona, 2012. Cit. Pág. 182.

    Comprar el libro

comunismo hermenéutico

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: